Skip to Content

Villas de Lujo - Cómo Viven Las Elites

No hay votos todavía

Las villas son casas enormes, en realidad, mansiones para vacacionar, que se caracterizan por la privacidad y el lujo. Algunas familias acaudaladas simplemente las reservan para sus viajes ocasionales a Acapulco, pero muchas de estas casas están en renta para grupos de amigos y familiares, para celebrar ocasiones especiales. La mayoría se encuentra sobre la colina con vista al mar o a la bahía. Muchas de ellas tienen diseños contemporáneos, decoradas con piezas de arte. Los accesos están resguardados por los propios elementos de seguridad apostados a la entrada de las villas, por los controles de entrada de los conjuntos residenciales o ambos.
Las villas cuentan con cinco recámaras y baños como mínimo y siempre incluyen un “gran salón” para las fiestas, que se pierde en el área del comedor para abrirse hacia una amplia terraza al aire libre. Algunas villas se rentan especialmente para eventos especiales como fiestas, reuniones de negocios y bodas, en los que participan muchos invitados.
Las villas tienen una o más albercas privadas, tinas de hidro masaje y albercas para niños. Algunas tienen sus propias canchas de tenis o squash. Las palapas a menudo le brindan sombra a las albercas, en áreas consideradas como bares húmedos. Unas cuantas, que están cerca del mar, cuentan con pequeños muelles para los yates.
Normalmente las villas cuentan con una sala de juegos, tal vez con una mesa de billar y una sala de televisión con una gran pantalla o un teatro en casa. La música puede programarse para que se disfrute en ciertas áreas desde un sistema central. El servicio de Internet inalámbrico se brinda en muchas villas. En una que otra, hasta la computadora.
Existe un equipo que se encarga del funcionamiento de la villa. Como mínimo, cuenta con una cocinera y una recamarera, pero también puede incluir alberquero, jardinero, barmsn, mesero y mayordomo. Cuando se rentan las villas, en el precio se incluye al personal, pero las propinas son adicionales (y se espera que se den). El personal permanece en áreas de servicio especiales, por las que normalmente se accede a través de la cocina, el área de lavado o la de mantenimiento.
Las rentas de las villas oscilan entre los varios cientos de dólares hasta los varios miles, dependiendo del tamaño y las características. Si se registra un grupo grande en una villa, el costo puede ser menor que el de varias habitaciones en un hotel de primera clase en el puerto. Durante la temporada alta entran en vigor las tarifas más altas y los requisitos de estancia mínima, como en el período que va de Navidad a Año Nuevo y la Semana Santa.

Boletín informativo Real Acapulco